$27.72

ACERCA DEL ENFOQUE DE ESTE LIBRO por Johnny Gavlovski

La obra de Jackson Pollock perfectamente puede ser dividida en cuatro períodos:
1.- Figurativo, con fuerte influencia de Picasso y del surrealismo, o mejor dicho, del surrealismo visto por Picasso.
2.- Tendencia al abstraccionismo.
3.- Action painting.
4.- Retorno al dibujo.

Si con esta clasificación cumpliéramos con una forma de ordenar su obra desde el punto de vista de la historia del arte, bastaría con justificar formal y estéticamente el porqué de estos planteamientos. Por ejemplo, exponer la aproximación del breve período de Picasso en el universo surrealista, o mostrar la difusión de los elementos de la obra buscando la abstracción de los mismos al mejor estilo Miró.
Sin embargo, lo autobiográfico de la obra de Pollock no nos permite quedarnos allí. Su obra está directamente vinculada, al menos en los dos primeros momentos de la misma, en sus procesos terapéuticos de orientación junguiana con el Dr. Joseph L. Henderson (1938) y luego con la Dra. Violet Staub de Laszlo (1942).

A partir de su obra Mysterium coniunctionis (1955/1956), Jung desarrolló el método de imaginación activa, que ya venía elaborando a través de la amplificación de las asociaciones del paciente, a fin de analizar los sueños; a través de diversas fuentes como la mitología, el arte, la literatura, con el fin de identificar los arquetipos que participaban en su dinámica psíquica. Este método tiene su origen en su colaboración con S. Freud: desde que le regalara las Memorias de un enfermo nervioso de Daniel Paul Schreber con las que el padre del psicoanálisis desarrollara su aproximación a las psicosis, hasta la convicción compartida por ambos acerca del arte como vía privilegiada para que el psicoanalista comprendiera los misterios de la psique.

En cierta forma, el primer Lacan, especialmente en su clase única del seminario inconcluso Los nombres del padre, apela también a la amplificación al recurrir a Caravaggio y al relato bíblico como forma de “desplegar” lo que desea transmitir.

Es por ello que no debe de extrañarnos que al principio de su trayectoria, Jackson Pollock realice obras a las que llamará La Loba, Pasifae, Hombre desnudo con cuchillo, pues son la resultante de la psicoterapia mientras elaboraba sus problemas con la depresión, la agresividad y el alcoholismo entre otros. Nombres que como veremos, serán sustituidos en la segunda etapa por números, o incluso por un “sin título” en su necesidad de “velar”, “congelar” su conflictiva. Y que reaparecen cuando entra en una tercera etapa donde cuerpo y creación pueden ir de la mano. El action painting será un acontecimiento del cuerpo y será entonces cuando podrá volver a nombrar sus obras, a pesar del dolor y lo ominoso que pueda estar implicado en ellas, como: Cinco brazas calientes (Full Fathom Five); Ojos en el calor (Eyes in the Heat); Lucifer.

Así, sea el despliegue lacaniano o la amplificación junguiana, será nuestro método para intentar acercarnos desde el psicoanálisis y el arte, a la comprensión del saber hacer de uno de los más grandes artistas del siglo XX: Paul Jackson Pollock.

Categorías: ,

PRÓLOGO

Nuestros destinos dependen de
los dioses que elegimos seguir
Virgilio

Que nosotros como arqueólogos de Psykhe, pretendamos desentrañar los signos, manchas y goteos, escarbando en la materia de los lienzos de Paul Jackson Pollock, es nuestro reto, nuestra osadía, con estas sibilinas palabras, Johnny Gavlovski, nos convida a acompañarlo en la compleja tarea de excavar en los profundos abismos del alma atormentada del artista a fin de develar los enigmas ocultos particularmente tras las abstracciones a las que Pollock alcanza en su obra más tardía, quizás motivado por la acción consciente de ocultar o, por el contrario, por una incontenible pulsión por expresar aquello que pertenece al ámbito de lo inefable.
Lo cierto, como lo intenta hacer patente el autor, es que en Pollock se haya inextricablemente tejido los hilos de su alma con los de su creación. Esta última resulta la puesta en acto de sus íntimas imagos pues, la sombra —lo reprimido— busca afanosamente las fisuras por las cuales emerger como queda explícito en el caso que nos ocupa.
Cual versado psicopompo —guía de almas— Gavlovski hace vivir al lector una nekya, con miras a acercarnos al propio locus luciferino de Pollock, basalto y fundamento del humus psíquico de su creación. Para ello, el autor, exonerándose a sí mismo de una letanía de exclusiones, hace uso de una metodología aún más generosa que una reductiva interpretación psicoanalítica como lo es la amplificación.
En razón de ello, en un abrazo cohesivo y con la experticia propia de un exegeta del alma, Gavlovski disecciona los lienzos salidos de la mano del ditirámbico artista con una visión periscópica en la cual incluye no sólo la sapiencia de grandes pensadores como lo fueron Freud, Jung y Lacan sino, además, se nutre de su inmenso bagaje cultural para ofrecernos paralelismos mitológicos y bíblicos, así como, paralelismos estéticos, todos corredores imaginarios que nos permiten una aprehensión más profunda tanto de la compleja obra artística de Pollock como de su urdimbre psíquica, matriz de sentido de sus creaciones. De tal manera y, como muestra de su excelsa comprensión de la alquimia simbólica, en el capítulo titulado “Jackson bíblico: de Tebas a Ur”, el autor se aproxima a la obra conocida como Hombre con cuchillo para interrogarse sobre el contundente uso que hace Pollock de la fractalidad representada en la repetición de imágenes caóticas y agresivas de un filoso cuchillo “separado de su acción de cortar.” Halla respuesta cónsona entre imagen y significado en el fratricidio bíblico primigenio personificado por Caín y el amago de su repetición en la historia de José y de sus hermanos. A través de la hermenéutica simbólica de la amplificación, Gavlovski arroja nuevas luces con las cuales rompe con los sentidos coagulados de interpretaciones reductivas con miras a religar nuevamente las imágenes de Pollock con la energía psíquica que las originaron.
Con este descensus ad inferus, Gavlovski, con voz escatológica y emulando a un hierofante de saber, logra que tanto la vida psíquica, así como las imágenes artísticas de Pollock, se revelen a nuestros sentidos con nuevos y enriquecedores significados.

Trudy Ostfeld de Bendayan, Ph.D

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “LIBRO | Pollock desnudo…con cuchillo (Spanish Edition) | Johnny Gavlovski”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.